Loading...

jueves, 2 de junio de 2011

INTRODUCCIÓN

Cáncer.

Es el crecimiento descontrolado de células anormales en el cuerpo. Las células cancerosas también se denominan células malignas.

El cáncer se origina de células normales en el cuerpo. Las células normales se multiplican cuando el cuerpo las necesita y mueren cuando el cuerpo ya no las necesita. El cáncer parece ocurrir cuando el crecimiento de las células en el cuerpo está fuera de control y éstas se dividen demasiado rápido. Igualmente, puede ocurrir cuando las células olvidan cómo morir.

Aunque existe cáncer de labios, trompas, ovarios, cuerpo uterino, sólo explicaremos el de cuello uterino, ya que es con mucho, el más frecuente.

Cuello Uterino.

El aparato reproductor femenino está formado por 2 labios mayores, 2 labios menores, vagina, 2 ovarios, trompas de falopio y útero.
Anatómicamente el útero se divide en dos partes:
   1. Cuerpo Uterino, la parte mas grande.
   2. Cuello Uterino, es la pequeña parte del útero en contacto con la vagina.

Cáncer de Cuello Uterino.

A nivel mundial, el cáncer cervical es el tercer tipo de cáncer más común en las mujeres.
Los cánceres cervicales comienzan en las células de la superficie del cuello uterino. Existen dos tipos de células en dicha superficie: escamosas y columnares. La mayoría de los cánceres de cuello uterino provienen de las células escamosas.

El desarrollo del cáncer cervical generalmente es muy lento y comienza como una afección precancerosa llamada displasia. Esta afección precancerosa se puede detectar por medio de una citología vaginal y es 100% tratable. Por esta razón es tan importante que las mujeres se practiquen citologías vaginales regularmente. La mayoría de las mujeres a quienes se les diagnostica cáncer cervical en la actualidad no se han sometido a citologías vaginales regulares o no han tenido un seguimiento por resultados anormales en éstas.

Los cambios precancerosos que no se han detectado pueden convertirse en cáncer cervical y diseminarse a la vejiga, intestinos,  pulmones e hígado. Pueden pasar años para que los cambios precancerosos se conviertan en este tipo de cáncer. Las pacientes con esta afección generalmente no tendrán problemas hasta que dicho cáncer esté avanzado y se haya diseminado.

Casi todos los cánceres cervicales son causados por el Virus del Papiloma Humano (VPH), un virus común que se disemina a través de las relaciones sexuales. Existen muchos tipos diferentes de VPH y algunas cepas de este virus llevan a cáncer cervical. (Otras cepas pueden causar verrugas genitales, mientras que otras no causan ningún problema en absoluto).

ETAPAS EN EL CÁNCER DE CUELLO UTERINO

Existen cinco etapas (0,1,2,3,4) en este tipo de cáncer, cada una presenta una escala en el avance del mismo.

Síntomas que pueden presentarse en las distintas etapas:

  • Sangrado entre periodos menstruales.
  • Sangrado después de tener relaciones sexuales.
  • Sangrado luego del baño.
  • Sangrado después de la menopausia.
  • Sangrado anormal en la regla, como lo es pálido y fétido.
Otros síntomas
  • Baja de peso.
  • Fatiga.
  • Dolor de espalda.
  • Anemia. Sangrado anormales frecuentes:

Etapa 0:

El cáncer es muy pequeño, apenas se inicia y se llama "en el sitio", éste abarca solo una pequeña porción en el cuello uterino.
Se diagnostica mediante la colposcopia y papanicolau.
Aproximadamente en cinco años el 95% de las pacientes con tratamiento vivirá.


Etapa 1:

Este nivel aún se encuentra en el cuello uterino, no presenta molestia alguna o sangrado transvaginal ocasional.
Se diagnostica mediante ultrasonido y papanicolau.
Aproximadamente en cinco años el 92% de las pacientes con tratamiento vivirá.


Etapa 2:
Se encuentra en todo el cuello uterino y en la parte superior de la vagina. Esta etapa puede presentar cualquiera de los síntomas referidos al principio. Se diagnostica mediante ultrasonido, tomografía o papanicolau.
Aproximadamnete en cinco años el 84% de las pacientes en etapa 2a vivirá, y en etapa 2b, el 67%.


Etapa 3:

El cáncer está en todo el cuello uterino, toda la vagina y partes de la pelvis. Presenta varios de los síntomas referidos anteriormente.
Se diagnostica igual que en la etapa 2 y también mediante rayos x.
Aproximadamente en cinco años el 45% de las pacientes etapa 3a vivirá y el 36% de la etapa 3b con tratamiento.


Etapa 4:
El cáncer ya está extendido en órganos cercanos y lejanos, generalmente se presentan todos o la mayoría de los síntomas mencionados anteriormente, además de un dolor de espalda muy fuerte. Se diagnostica con los métodos antes mencionados.
Aproximadamente en cinco años el 14% de las pacientes con tratamiento vivirá.

TRATAMIENTO

El tratamiento del cáncer cervical depende de:
  • La etapa o estadio del cáncer.
  • El tamaño y forma del tumor.
  • La edad y salud general de la mujer.
  • Su deseo de tener hijos en el futuro.
El cáncer cervical precoz se puede curar con la extirpación o destrucción de los tejidos precancerosos o cancerosos. Existen diversas formas quirúrgicas de hacer esto sin extirpar el útero ni dañar el cuello uterino, de tal manera que la mujer pueda aún tener hijos en el futuro.

Los tipos de cirugía para el cáncer cervical precoz comprenden:
  • Procedimiento de escisión electroquirúrgica con asa (LEEP, por sus siglas en inglés), que utiliza electricidad para extirpar el tejido anormal.
  • Crioterapia, que congela las células anormales.
  • Terapia con láser, que utiliza luz para cauterizar el tejido anormal.
Una histerectomía (extirpación del útero pero no de los ovarios) a menudo no se lleva a cabo si el cáncer cervical no se ha diseminado. Se puede practicar en mujeres que se hayan sometido a procedimientos LEEP repetitivos.
El tratamiento para el cáncer cervical más avanzado puede comprender:
  • Histerectomía radical, con la cual se extirpa el útero y mucho de los tejidos circundantes, incluyendo los ganglios linfáticos y la parte superior de la vagina.
  • Evisceración pélvica, un tipo extremo de cirugía en la cual se extirpan todos los órganos de la pelvis, incluidos la vejiga y el recto.
Es posible utilizar la radioterapia para tratar los casos en que el cáncer se ha diseminado más allá de la pelvis o el cáncer que ha reaparecido. La radioterapia es, ya sea interna o externa.
  • En la radioterapia interna, se utiliza un dispositivo lleno de material radiactivo, que se coloca dentro de la vagina de la mujer al lado del cáncer cervical y se retira cuando ella se va para su casa.
  • En la radioterapia externa, desde una máquina grande se emite radiación al cuerpo donde el cáncer está localizado. Es similar a una radiografía.
La quimioterapia utiliza medicamentos para destruir el cáncer y algunos de los que se usan como quimioterapia para el cáncer cervical son: 5-FU, cisplatino, carboplatino, ifosfamida, paclitaxel y ciclofosfamida. En algunas ocasiones, se utiliza radiación y quimioterapia antes o después de la cirugía.

PREVENCIÓN Y FACTORES DE RIESGO

Vacunas.

Una nueva vacuna para prevenir el cáncer de cuello uterino ahora está disponible. En junio de 2006, la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos aprobó la vacuna llamada Gardasil, la cual previene la infección contra los dos tipos de Virus del Papiloma Humano (VPH) responsables de la mayoría de los casos de cáncer cervical.

Prevención.
El hecho de practicar relaciones sexuales con protección (usando condones) también reduce el riesgo de contraer el VPH y otras enfermedades de transmisión sexual. La infección con el Virus del Papiloma Humano ocasiona verrugas genitales, las cuales pueden ser apenas visibles o de varias pulgadas de ancho.

Para reducir adicionalmente el riesgo de padecer cáncer cervical, las mujeres deben limitar el número de compañeros sexuales y evitar las parejas que participen en actividades sexuales de alto riesgo.

El hecho de practicarse citologías vaginales puede ayudar a detectar cambios precancerosos que pueden tratarse antes de que se conviertan en cáncer cervical. Las citologías detectan eficazmente tales cambios, pero tienen que hacerse en forma regular. Los exámenes pélvicos anuales, incluyendo una citología vaginal, se deben iniciar cuando la mujer se vuelve sexualmente activa, o en mujeres de 20 años que no son sexualmente activas.

Otros factores de riesgo.
  • Inicio precoz de relaciones sexuales.
  • Multiparidad.
  • Compañía sexual promiscua.
  • Hábitos de fumar.
  • Anticonceptivos.
  • Inmunodepresión.
  • Hábitos Dietéticos.

BIOPSIA

Una biopsia de cuello uterino es un procedimiento que se realiza para extraer tejido del cuello uterino con el fin de detectar condiciones anormales o precancerosas, o cáncer de cuello uterino.
El cuello uterino es la parte inferior y estrecha del útero (matriz) ubicada entre la vejiga y el recto. Forma un canal que desemboca en la vagina, la que a su vez conduce al exterior del cuerpo.

Tipos de biopsias de cuello uterino.

Existen varios tipos de biopsias de cuello uterino, además de extraer tejido para su análisis, algunos de estos procedimientos pueden utilizarse para extirpar por completo zonas de tejido anormal y también se pueden utilizar para el tratamiento de lesiones precancerosas.
Los tipos de biopsia de cuello uterino incluyen:
  • Biopsia por sacabocados: Procedimiento quirúrgico para extraer una pequeña cantidad de tejido del cuello uterino. Se pueden realizar una o más biopsias por sacabocados en diferentes zonas del cuello uterino.
  • Biopsia en cono o conización: Procedimiento quirúrgico que utiliza un láser o bisturí para extraer una gran porción de tejido en forma de cono del cuello uterino.
  • Curetaje endocervical (ECC): Procedimiento quirúrgico en el que se utiliza un instrumento estrecho llamado cureta, para raspar el revestimiento del canal endocervical, una zona que no puede verse desde afuera del cuello uterino.
Otros procedimientos relacionados que se pueden utilizar para el diagnóstico y el tratamiento de células cancerosas del cuello uterino incluyen: procedimiento de escisión electroquirúrgica con asa, colposcopia y prueba de Papanicolau.